Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más

30 de agosto de 2016

Aumentar tu inteligencia emocional con 10 trucos

10 consejos para aumentar tu inteligencia emocional, contados por un coach en inteligencia emocional con ejercicios diarios para realizar en 10 días


1 / Enriquecer tu conciencia


En un mundo que está en constante evolución, es esencial el adaptarse y enriquecer tu vida de forma diaria. Todos los días tienes que aumentar tu inteligencia emocional. Lo que importa no es sólo el estado de tu conciencia, sino cómo seguir hacia adelante.

Ejercicio: durante 5 minutos en el día, tómate un tiempo para mirar a las personas de tu alrededor tratando de no emitir un juicio sobre ellos, sino para verlos como realmente son. Al hacer este experimento te darás cuenta hasta que punto pones etiquetas a la gente.

Aumentar tu inteligencia emocional con 10 trucos
Aumentar tu inteligencia emocional con 10 trucos

2 / Aumenta tu autoestima


Hay que distinguir la confianza en uno mismo, que es respetar lo que hace, de la autoestima, que está más relacionado con lo que eres. Detrás de esto, la pregunta es ¿qué valor te das a ti mismo?, ¿estás cuidándote a ti mismo todos los días y estás saliendo con personas que cuidan de ti? Porque eso es lo que alimenta la autoestima.

Ejercicio: apunta algo que de lo que hayas disfrutado a lo largo del día. SIGUE LEYENDO...


26 de agosto de 2016

El samurai y el secreto de la eficacia

Ito Ittosai, incluso después de haberse convertido en un experto y en un profesor famoso en el arte del sable, no estaba satisfecho de su nivel. 


A pesar de sus esfuerzos, tenía conciencia de que desde hacía algún tiempo no conseguía progresar. En efecto, los sutras cuentan que el Buda se sentó bajo una higuera para meditar con la firme resolución de no moverse hasta que no recibiera la comprensión última de la existencia del Universo. 

El samurai y el secreto de la eficacia
El samurai y el secreto de la eficacia
Determinado a morir en ese mismo sitio antes que renunciar, el Buda realizó su voto: despertó la Suprema Verdad.

Ito Ittosai se dirigió pues a un templo con el fin de descubrir el secreto del arte del sable. Durante 7 días y 7 noches estuvo consagrado a la meditación.

Al alba del octavo día, exhausto y desalentado por no haber conseguido saber algo más se resignó a volver a su casa, abandonando toda esperanza de penetrar el famoso secreto.

Después de salir del templo tomó una carretera rodeada de árboles. Cuando apenas había dado unos pasos, sintió de pronto una presencia amenazante detrás de él y sin reflexionar se volvió al mismo tiempo que desenvainaba el sable. Entonces se dio cuenta que su gesto espontáneo acababa de salvarle la vida. 

Un bandido yacía a sus pies con un sable en la mano



8 de agosto de 2016

El supuesto robo de un seiscientos

Un individuo está trabajando toda su vida para comprarse un seiscientos de segunda mano.


El día que se lo dan llega a casa diciendo:

- Ya lo tenemos María, lo tengo abajo aparcado- salen los dos al balcón y dice - míralo María es el blanco.

Y mientras lo están mirando un individuo les está abriendo la puerta.

El supuesto robo de un seiscientos
El supuesto robo de un seiscientos
- Que nos lo roban María, que nos lo roban

Entran para adentro agarran el armario de la habitación entre los dos, lo sacan al balcón y se lo tiran al tío encima. Lo matan.

Se celebra el juicio y el hombre es condenado a muerte.

Sube al cielo y lo recibe San Pedro:

- Dios os guarde,

- Dios os guarde, también, usted dirá

- Mire Pedro yo estuve trabajando toda mi vida como un  desgraciado para poder comprarme un seiscientos de segunda mano y el día que lo estaba viendo con mi mujer, un sinvergüenza me lo estaba robando, no pude por menos de coger un armario y tirárselo a la cabeza.

- ¡Caray! No te preocupes hijo pasa para adentro.

Al rato, otro que sube para el cielo, lo recibe San Pedro,

- Dios os guarde,

- Dios os guarde también, usted dirá

- Mire Pedro yo estuve trabajando toda la noche y al día siguiente, cuando salí, salí tan cansado que en vez de abrir mi coche, me equivoqué y estaba abriendo otro coche cuando me tiraron un armario en la cabeza

- ¡Caray! Hijo pasa, pasa.

Al rato otro que sube para arriba,

- Dios os guarde

- Dios os guarde, usted dirá

- Mire Pedro, yo me entendía con una casada, ¿sabe?, estábamos los dos en la cama y llamaron a la puerta, y ella me dijo ¡mi marido, métete en el armario! Y ya no recuerdo nada más...




3 de agosto de 2016

El Papa Luna y su cráneo errante

Leyenda, maldición o profecía para un Papa Luna, tozudo y con el cráneo errante

Curiosa fue la vida de Don Pedro de Luna, único Papa aragonés de la historia.


Benedicto XIII, el Papa Luna, nació en Tierras del Moncayo, en el elegante y singular castillo de Illueca, siendo uno de los principales protagonistas del Gran Cisma de Occidente. Llegó a haber tres Papas disputándose la autoridad pontificia y aunque los otros dos aspirantes terminaron abdicando, nuestro obstinado Papa Luna siguió erre que erre hasta que finalmente fue depuesto como “cismático” y hereje, ¡“baturro” tenía que ser!

 Tras perder el apoyo de todos, San Vicente Ferrer desistiendo de convencerle lanzó una profecía: "Para castigo del orgullo del Papa Luna, algún día, con su cabeza jugarán los niños a modo de pelota".


El Papa Luna y su cráneo errante
El Papa Luna y su cráneo errante

 No imaginarás lo real que ha sido y es esta profecía ...


Reclamado por su familia, regresó muerto y embalsamado a su castillo natal en Illueca y allí reposó recibiendo una gran afluencia de visitas de fieles que le atribuirían poderes de santo. Ésto encolerizó a un clérigo italiano que fue a comprobar lo que contaban y que furioso cargó a bastonazos contra el arcón donde se encontraba, destrozando los restos de Benedicto XIII. Para evitar que algo parecido sucediera de nuevo, se ordenó tapiar la capilla donde se encontraba lo que quedaba del cuerpo.

 Apenas un siglo de tranquilidad duró el descanso, interrumpido de nuevo en el siglo XVII , cuando tropas francesas asaltaron el castillo y al no encontrar las riquezas esperadas la emprendieron de nuevo con el cuerpo, tirando los huesos al río Aranda donde se perdieron. Bueno, todos menos el cráneo que fue recuperado a los días por unos labradores de la casa de los Luna que lo devolvieron a sus señores. Tiempo después, la familia Luna se unió -por casamiento- con los Muñoz de Pamplona y llevaron la calavera de don Pedro a su palacio de Sabiñán. La ruina del palacio en los últimos años hizo que un par de jóvenes gamberros entraran y robaran el cráneo, el 7 de abril del 2000, llegando a pedir incluso un rescate. Finalmente la policía lo recuperó y tras comprobarse su autenticidad y ser declarado bien de interés cultural pasó a manos del Gobierno de Aragón. ¿Acabaría aquí la historia?

¡Pues no queda!


Actualmente a nuestro Papa se lo disputan cuatro ciudades: Illueca, Sabiñán, Peñíscola y Zaragoza. Sabiñán pide que retorne al lugar del que fue sustraído, Peñíscola queda descartada ya que al ser un bien cultural no puede salir de Aragón, Zaragoza pide que se deposite en su museo ya que es un lugar seguro y en Illueca le espera la capilla de su castillo natal en la que de momento reposa una replica y que puedes ver en la foto. Decidirán los juzgados, mientras el cráneo espera su nuevo destino en algún almacén del depósito del museo provincial de Zaragoza. El litigio durará años, pero aún cuando se resuelva la profecía parece no tener fin…

Añadir como curiosidad que Benedicto XIII, el Papa Luna, no cejó en su empeño de seguir siendo Papa hasta su muerte a los 95 años, edad muy avanzada para lo acostumbrado en la época. Esta obstinación dio origen al popular dicho de “seguir en sus trece”.

También te puede interesar: El cráneo de Goya destrozado por garbanzos

1 de agosto de 2016

Dos monjes, una mujer atractiva y el voto de castidad

Había una vez dos monjes Zen que caminaban por el bosque de regreso al monasterio. Cuando llegaron al río una mujer lloraba en cuclillas cerca de la orilla.


La mujer era joven y atractiva.


-¿Que te sucede? – le preguntó el más anciano.

- Mi madre se muere. Ella esta sola en su casa, del otro lado del río y yo no puedo cruzar.
Lo intente – siguió la joven – pero la corriente me arrastra y no podré llegar nunca al otro lado sin ayuda… pensé que no la volvería a ver con vida. Pero ahora… ahora que aparecisteis vosotros, alguno de los dos podrá ayudarme a cruzar…

- Ojalá pudiéramos – se lamento el más joven. Pero la única manera de ayudarte sería cargarte a través del río y nuestros votos de castidad nos impiden todo contacto con el sexo opuesto. Eso esta prohibido… lo siento.

- Yo también lo siento dijo la mujer y siguió llorando.

El monje mas viejo se arrodillo, bajo la cabeza y dijo:

- Sube.

Dos monjes, una mujer atractiva y el voto de castidad
Dos monjes, una mujer atractiva y el voto de castidad

La mujer no podía creerlo, pero con rapidez tomó su atadito con ropa y montó a horcajadas sobre el monje. Con bastante dificultad el monje cruzó el río, seguido por el otro más joven. Al llegar al otro lado, la mujer descendió y se acerco en actitud de besar las manos del anciano monje.

- Está bien, está bien dijo el viejo retirando las manos, sigue tu camino.

La mujer se inclinó en gratitud y humildad, tomo sus ropas y corrió por el camino del pueblo. Los monjes, sin decir palabra, retomaron su marcha al monasterio… faltaban aún diez horas de caminata. 

Poco antes de llegar, el joven le dijo al anciano:

- Maestro, vos sabéis mejor que yo de nuestro voto de castidad. No obstante, cargaste sobre tus hombros a aquella mujer todo el ancho del río.

 - Yo la llevé a través del río, es cierto, ¿pero qué pasa contigo que la cargas todavía sobre los hombros?