16 de julio de 2014

El fascinante caso de las bolsas de plástico que ahora ya no contaminan

Las bolsas de plástico son un grave problema medioambiental, por eso se tomaron medidas drásticas para proteger dicho medio ambiente ecológico, verde, sostenible, medioambiental y tal y tal. Gracias a estas iniciativas, ahora vivimos en un mundo mucho más limpio… y más caro.


Todo empezó por una campaña de los grandes supermercados diciendo que había que salvar al Planeta y que la mejor forma de hacerlo era evitando que se usaran bolsas de plástico. Curiosamente, poco tiempo después, tanto los gobiernos nacionales como el europeo realizaban una labor de concienciación en el mismo sentido.

El fascinante caso de las bolsas de plástico que ahora ya no contaminan
El fascinante caso de las bolsas de plástico que ahora ya no contaminan
A día de la fecha, y todo sea por salvar al Planeta que siempre anda metido en peligros, las bolsas que antes te daban gratis en el supermercado, ahora son un artículo más que pagas en la lista de la compra. Ahora, veamos todo esto desde varios puntos de vista.

Visto desde el lugar del comprador, unas bolsas que antes me salían gratis y que después usaba como bolsas de basura, ahora me cuestan cierto dinero. Poco, pero hay que pagarlo. Sin embargo, para la basura, de todas formas tengo que usar una bolsa, así que empleo la que antes contenía la compra (previo pago) ya que su precio es similar a las bolsas que se venden para uso exclusivo de bolsa de basura. En resumen, que contamino lo mismo, pero ahora pago.

Visto desde el lugar del vendedor, se ahorra el gasto de las bolsas que antes regalaba y además cobra un buen dinero por esas mismas bolsas. Las bolsas que vende no son biodegradables, salvo alguna excepción. Señalar que las bolsas de basura siguen sin ser biodegradables y contaminan lo mismo que las otras.

Visto desde otro punto de vista, el problema de las bolsas continúa. Si tan grave es el problema, la solución es fácil: prohibirlas o exigir que todas sean biodegradables. Otra solución es inventar algo que haga su función y no contamine, no se me ocurre nada, pero para eso está la libre competencia, para ser creativos. Sin embargo, todo sigue igual, salvo que ahora yo pago y otro cobra. 

Por eso, no sé si te habrás dado cuenta, pero desde que las bolsas son de pago, ahora ya se ha salvado el Planeta, pues ya no contaminan. Y se puede hablar de bolsas de plástico como de cualquier otro invento para salvar el dichoso Planeta: cada vez que lo salvamos de una amenaza que te cagas, solo sé que la vida es un poco más cara para mí y que alguien tiene un poco más de beneficios. 

Toda esta milonga me recuerda bastante a la bulas papales en la Edad Media, que tú pagabas y así pecabas mucho mejor, pues estabas perdonado previo pago de su importe. Lástima que entonces apareció un tal Lutero y les jodió el negocio. Lo que ya no sé si ahora Lutero tendría futuro ante tanta estupidez por metro cuadrado. Tal vez de tertuliano en la tele…

6 comentarios:

  1. Hola Carolus

    Hasta el lunes no estaré por aquí, pero no me pierdo del todo.
    Lo de las bolsas...Ya sabes: siempre hay que demostrar que lo anterior era malo...muy malo...Y lo de ahora pues no es tan malo...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que lo sde antes eran muy tontos y los de ahora muy listos, desde que el mundo es mundo.

      Hasta el lunes, Manuel

      Eliminar
  2. Debería ser obligatorio que todas las bolsas fueran biodegradables. A los fabricantes les da igual cargarse el planeta; pero los gobernantes creo que están para algo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las bolsas o lo que se invente, pero estas medias tintas previo pago de su importe dan para pensar muy mal, como siempre que hay mucho dinero por el medio

      Un saludo

      Eliminar
  3. El problema de los plásticos no son solamente las bolsas.... sino el embalaje en general. Simplemente en los supermecados, fijaos en la cantidad de productos que vienen con celofán o con bandejitas de corcho blanco, o la cantidad de embalaje que lleva un aparato (dos bolsas, tres cajas y cinco cartones para evitar golpes)... etc. etc. etc. Y todo de muy difícil reciclar.

    Eso sin contar los guantes para coger la fruta, las bolsas de esta fruta y una gran multitud de accesorios plásticos que siempre acaban en la basura.

    La solución esta inventada, y es envasar en madera, vidrio, lata o papel-cartón .... y luego al retornar los cascos un abono. El problema es que este tipo de embalaje es más caro, más pesado....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estuve tentado de mentarlo en el post, pero lo hacía muy largo. Todo esto lo pagamos varias veces y por supuesto, contaminamos varias veces: al fabricarlo y al convertirlo en basura. Así es el mundo en 2014.

      Saludos

      Eliminar